Por qué vivir en residencia universitaria es mejor que alquilar una casa