Cómo superar un examen suspenso en la universidad

Muchos estudiantes (sobretodo en su primer año) experimentan una sensación de hundimiento que les impide superar un examen suspenso en la universidad.

El cambio entre las pruebas de bachillerato y los exámenes en la universidad es bastante notable, y es frecuente que un alumno/a acostumbrado/a a sacar buenas notas en el instituto, llega a la universidad y se encuentra con el primer suspenso de su historia académica. Es entonces cuando muchos de ellos/as no saben recomponerse a este suspenso y la frustración no les deja superarlo de la manera correcta.

A continuación, repasaremos cómo evitar cometer algunos de los errores comunes si no pasas un examen.

Cómo superar un examen suspenso en la universidad

Casi todos los estudiantes universitarios reciben una calificación reprobatoria en algún momento durante su carrera. Ya sea que no estudiaste lo suficiente o simplemente no comprendes el material, las calificaciones negativas suceden. Entonces, ¿qué puedes hacer si recibes un puntaje bajo en la prueba?

1. No te asustes
Si siempre te ha ido bien en la escuela, o incluso si no lo has hecho, una calificación negativa puede ser una sorpresa. Las clases universitarias elevan el nivel de expectativas y muchos estudiantes de primer año tienen dificultades para mantenerse al día.
Es por eso que el primer paso que debes tomar si has fallado una prueba es mantener la calma. En lugar de entrar en pánico o caer en una espiral de ansiedad ante los exámenes, respira profundamente. Las malas calificaciones son parte de la universidad, y un suspenso en un examen puede enseñarte mucho, pero solo si estás dispuesto a aprender.

2. Revisa cuidadosamente tu examen
Revisar su prueba es la mejor manera de identificar tus fortalezas y debilidades.
También es posible que identifiques un error en el puntaje, pero en lugar de tratar de aumentar el puntaje de tu examen actual, repasa el test de cara a la próxima prueba de recuperación. A largo plazo, ganarás mucho más si aprendes de tu calificación negativa que si tratas de obtener uno o dos puntos extra.

3. Haz un plan
Una vez que hayas examinado la prueba en busca de información, puedes comenzar a hacer un plan para la siguiente.
Trata el examen como una tarea: analízalo y extrae datos útiles de él.
La puntuación de un examen ofrece información valiosa sobre tus habilidades de estudio y tu preparación para la clase. ¿Pasaste demasiado tiempo estudiando un concepto que no apareció en el examen y no el tiempo suficiente en el material que apareció en el examen?
Comprender tus debilidades puede decirte qué hacer diferente la próxima vez.

4. Ir a tutoría
Planifica asistir a una tutoría con el profesor lo antes posible después de recibir tu examen. Pídele consejos a tu profesor sobre cómo mejorar para el próximo examen.

Recuerda que no llegarás a ninguna parte insistiendo en obtener una calificación más alta o quejándote de que no deberías haber suspendido. Pídele al profesor consejos sobre cómo mejorar para el próximo examen. Además, pregunte si puedes enviarle preguntas por correo electrónico mientras estudias.

Ir a tutoría puede ser intimidante, especialmente si no lo has hecho antes. Pero la mayoría de los profesores quieren ayudarte a tener éxito y están felices de discutir los enfoques de estudio.


No dejes que un solo suspenso te defina como estudiante. En la universidad, como en la vida, siempre enfrentarás contratiempos. Aprender a responder con gracia a los fracasos dará forma a tu futuro más que una mala calificación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.