Por qué el ejercicio físico es bueno para la concentración

A todos nos cuesta concentrarnos en lo que estamos haciendo, ya sea en el trabajo, en clase o en casa. Poder concentrarnos en lo que estamos haciendo inevitablemente nos haría más productivos, pero a menudo es más fácil decirlo que hacerlo. En la etapa universitaria, tener poder de concentración es especialmente importante, ya que se enfrentan a un cambio de vida muy grande y necesitan rendir para conseguir resultados. Llegados a este punto, los estudiantes deberían saber que el ejercicio físico es bueno para la concentración.

Pero, ¿cómo nos ayuda el ejercicio a mejorar estas habilidades? La mayoría de las investigaciones sobre los efectos del ejercicio en la concentración han estudiado los vínculos de los jóvenes en las escuelas. Esto probablemente se deba al claro efecto que tiene la concentración en el rendimiento académico, siendo una prioridad clave de las escuelas mejorar el rendimiento académico y los resultados de los exámenes.

Por qué el ejercicio físico es bueno para la concentración

Las investigaciones muestran que los episodios agudos de actividad física (como caminar o correr) tienen un efecto positivo en la concentración de los estudiantes. Este efecto se ha demostrado después de varias formas de actividad física, como caminar , correr y juegos de equipo (como fútbol y baloncesto). Pero este efecto tiende a durar solo alrededor de una hora, por lo que es importante tener oportunidades regulares para estar activo durante el día.

Otro descubrimiento realmente interesante es que los estudiantes con niveles más altos de forma física demuestran una concentración superior, en comparación con los que están menos en forma.

Los estudios también han demostrado que hacer que las personas tomen descansos para realizar actividad física durante la jornada de estudio mejora la concentración y el estado de ánimo, lo que podría mejorar la productividad ya no solo en estudiantes sino en trabajadores en su jornada laboral.

Esta mejora de la concentración por el ejercicio físico, podría deberse a ciertos mecanismos psicológicos, como sentirse más alerta y tener un mejor estado de ánimo después de la actividad física, que mejoran la concentración. También se ha sugerido un aumento del flujo sanguíneo al cerebro y cambios en las partes del cerebro que se activan durante y después del ejercicio .

Los deportes de equipo son especialmente buenos para la concentración. 

Pero, ¿qué tipos de ejercicio son los mejores? La respuesta simple a esta pregunta es que depende de muchas cosas.

Cierta evidencia muestra que cualquier ejercicio que requiera la toma de decisiones (como los juegos de equipo, como el fútbol y el baloncesto) podría ser particularmente beneficioso para la concentración, debido al hecho de que tu cerebro se involucra durante este tipo de ejercicio.

Por el contrario, existe otro tipo de actividad, como los entrenamientos de intervalos de alta intensidad, que puede, al menos a corto plazo, tener un efecto negativo en la concentración , debido al hecho de que es muy difícil concentrarse cuando se está agotado.

La investigación es clara, sin embargo, en que las sesiones cortas de actividad física moderada son excelentes para mejorar la concentración inmediatamente después del ejercicio. Esto podría incluir salir a caminar a paso ligero, correr o incluso montar en bicicleta tranquilamente. Pero el mejor tipo de actividad física es aquella que disfrutas y que se puedes incorporar fácilmente a la vida diaria.

En última instancia, las personas deben poder realizar actividad física con regularidad para obtener beneficios tanto inmediatos como a largo plazo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.