Estrategias para el día del examen

Es importante que sepas que al seguir algunas estrategias para el día del examen: mentales, físicas y psicológicas, puedes obtener una puntuación aún mayor. Desde nuestra residencia para estudiantes proporcionamos algunos consejos básicos para esas horas previas tan cruciales, así como para el momento en el que estés realizando el examen. ¡Lo que hagas  este día puede afectar a tu calificación!

 Estrategias físicas para el día del examen

Dormir: Duerme lo suficiente la noche antes del examen. Si estás aburrido por la falta de sueño, no serás capaz de rendir al máximo. Duerme unas horas extra en lugar de estudiar horas extra.

Comida: Come moderadamente antes de tus exámenes; evita una comida pesada. Si comes demasiado, tu cerebro tendrá que dedicar energía al proceso de digestión. Por otro lado, si omites una comida por completo, tu cerebro no tendrá combustible suficiente para funcionar bien. Apuesta por el equilibrio nutricional y la moderación.

Alcohol: No bebas la noche anterior a tu examen. El alcohol altera el equilibrio químico en tu cuerpo y afecta la forma en que funciona tu cerebro. También podría darte resaca, lo que sería una gran dificultad el día del examen.

Bebidas: evita tomar diuréticos que contengan cafeína, como café, té o refrescos de cola, lo que podría hacer que necesites usar el baño con más frecuencia.

Agua: tu cuerpo y tu cerebro necesitan agua. La investigación ha demostrado que tu cerebro funciona de manera más eficiente cuando está bien hidratado.

Temperatura: El objetivo es estar lo más cómodo posible durante tu examen para que no se distraiga con las necesidades o preocupaciones físicas. Lleva un suéter o chaqueta en caso de aire acondicionado excesivo o falta de calefacción suficiente. Elige un asiento cerca de una ventana en la que pase aire fresco, si es posible, pero también evite la ventana si hay mucho ruido afuera. Llegar temprano puede permitirle seleccionar el asiento en el que te sientas más cómodo.

Aplicar las técnicas Brain Gym: este programa de ejercicios simples puede mejorar el aprendizaje y el rendimiento al mejorar las vías neuronales del cerebro. Los estudiantes de todas las edades han alcanzado puntajes más altos en los exámenes después de participar en una sesión corta de gimnasia cerebral. Aprenda más sobre estas técnicas simples y dése una ventaja.

 Estrategias psicológicas para el día del examen 

Manejo de la ansiedad: Practica técnicas de respiración profunda si te sientes nervioso o abrumado. Al respirar correctamente, puede proporcionar combustible a tu cerebro para ayudarte a rendir mejor.

Llega temprano: Esto te ayudará a evitar el estrés innecesario en el período inmediato anterior a tu examen.

Evite a los estudiantes nerviosos: mientras esperas a que comience el examen, evita hablar con estudiantes nerviosos que absorban tu energía negativa. Es preferible mantener la confianza y enfocarse en hacerlo bien en el examen.

Lleva los materiales necesarios: Mantén los materiales adicionales, como bolígrafos, lápices, calculadoras, reglas o brújulas, empacados y listos la noche antes del examen para que tengas tiempo de localizar o incluso comprar los artículos extraviados o perdidos. Saber que tienes todo lo que necesitas te hará sentir más tranquilo y bien preparado.

Estrategias mentales para el día del examen

Salida de revisión: si tienes algo de tiempo antes del examen, úsalo para revisar el material y practicar tu salida. No trates de aprender material nuevo en esta etapa.Quédate para el examen completo: quédate durante todo el examen. Incluso si siente que no puedes recordar más, relajándose o esperando en la sala del examen, la información y los detalles pueden venir a la mente y te permitirán obtener puntos adicionales. En los exámenes, cada punto cuenta.

Lee las instrucciones: asegúrate de concentrarte en leer las instrucciones cuidadosamente. Este es el error evitable más común cometido por los estudiantes. No dejes que te pase a ti.

Lee cada pregunta: realmente lee lo que se te pide que hagas en cada pregunta. No supongas que es el ángulo con el que estás familiarizándote. Vuelve a leer para ver lo que realmente te piden y recuerda que los exámenes cambian todo el tiempo, por lo que las preguntas que aparecieron en el pasado pueden diferir de las que se dan en el presente.

Concéntrate en ti mismo: no mires a tu alrededor a ver cómo le va a otros estudiantes. Puede parecer que estás tratando de engañar y simplemente te distraerá de tu tarea principal, que es hacer lo mejor posible en tus exámenes.

Distribuye bien tu tiempo: verifica en qué medida cada pregunta cuenta para su calificación final y dedica tiempo a cada respuesta en consecuencia. Si tienes la opción de escribir tus respuestas en cualquier orden, primero haz las fáciles para aumentar tu confianza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.