Cómo cuidar la autoestima siendo estudiante de universidad

La vida universitaria puede ser grandiosa, desafiante pero a la vez gratificante. A menudo, los desafíos que enfrentamos durante esta etapa transformadora de nuestras vidas pueden tener una combinación de efectos en nuestro bienestar emocional y mental, por lo que es especialmente importante cuidar la autoestima siendo estudiante de universidad.

Existen innumerables formas en las que podemos abordar los sentimientos relacionados con la baja confianza en uno mismo o los sentimientos generales de inferioridad, ¡y sí, funcionan!

Cómo cuidar la autoestima siendo estudiante de universidad

Sigue leyendo para conocer algunos útiles consejos para mejorar tu autoestima y aprovechar al máximo la vida universitaria.

1. Tienes habilidades (además de las académicas), no las ignores.

Siendo estudiante en la universidad, es normal no encontrar el tiempo para participar en tus actividades favoritas fuera de clase. Sin embargo, es crucial darse cuenta de la importancia de preservar las habilidades no académicas y asegurarse de mantener una relación positiva con tu mundo personal fuera de la universidad.

via GIPHY

Recordarse a sí mismo los propios talentos, fortalezas y habilidades como individuo es tan importante para lidiar con baja autoestima como lo es formar vínculos y relaciones cercanas con personas de ideas afines.

2. Haz tiempo para las personas (y las cosas) que amas

Es algo de mucha importancia cuando se trata de mejorar la baja autoestima.
Podría significar desde tomar tu bebida favorita y sentarse a leer tu libro favorito, ver tu película o serie de televisión favorita o pasar tiempo de calidad con tus seres queridos y mascotas.

via GIPHY

Estar cerca de las personas que amas y te importan es vital para ayudarte a construir una relación saludable contigo mismo, ya que te hace darte cuenta de lo que vales y de lo capaz que eres de recibir y dar amor. De la misma manera, hacer cosas que realmente disfrutas te brinda el espacio en el que casi puedes escapar a tu propio pequeño mundo entre estudios o trabajo, y te ayuda a ser más creativo y a mantenerte en contacto con tus pensamientos únicos, imaginación y autoconocimiento como individuo.

3. Trabaja en ser la mejor versión de ti mismo/a

Tendrás que estar dispuesto/a a trabajar duro y hacer cambios. Realmente, esto no tiene nada de dulce. Si quieres aprender a amarte a ti mismo/a, lo primero que debes hacer es cuidarte, sí, y eso incluye tanto apariencia física como mental. Por supuesto, todo el mundo tiene su propia versión de ‘verse bien y sentirse bien’ y, sinceramente, esa es la clave.

via GIPHY

Por lo tanto, no tengas miedo de expresarte de la manera que lo hagas, siéntete feliz y confiado/a, y haz tu mejor esfuerzo para no ajustarte a las expectativas sociales. Estar cómodo con tu propia piel es absolutamente crucial, y cuando te amas a ti mismo, esto sin duda comenzará a reflejarse en la forma en que te comportas, la forma en que tratas a los demás y las decisiones que tomas en la vida.

4. Practica la generosidad y ayuda a los menos afortunados que tú

Claro, darse un gusto y enfocarse en tus propias necesidades personales es beneficioso para el estado de ánimo, pero por supuesto, no debes detenerte ahí. Retribuir al mundo, ayudar a otros con sus propias luchas en la vida y ver la sonrisa que podrías poner en el rostro de otra persona es un sentimiento indescriptible y es probable que cree un impacto positivo más duradero en tu relación contigo mismo/a.

via GIPHY

El acto de generosidad en sí mismo es una de las innumerables bendiciones que tenemos disponibles para nosotros, y debido a esto, no te cansarás de practicarlo.

5. Deja de castigarte y no te compares con los demás

Simplemente no seas tan duro/a contigo mismo/a. Es importante poder señalar tus propios defectos para que puedas comenzar a trabajar en mejorarlos o deshacerte de ellos por completo, pero no hagas de esto un hábito obsesivo.

via GIPHY

Piénsalo de esta manera: eres es un ser humano y los seres humanos cometen errores. No eres perfecto/a, y no hay nada de malo en caer y volver a levantarse, o fallar innumerables veces antes de tener éxito; en realidad, es saludable y apreciarás mucho más el éxito cuando finalmente llegue.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.