Cómo ayudar a un hijo/a a afrontar la nostalgia del primer año universitario

Incluso los estudiantes universitarios de primer año más alegres y emocionados tienden a experimentar nostalgia durante los primeros meses en la universidad. Las semanas previas a salir de casa y comenzar la universidad están llenas de maletas, compras y despedidas. Una vez que se completa la mudanza y los padres se despiden la realidad del cambio llega para quedarse y la nostalgia tiende a aparecer. Vivir con personas nuevas en un lugar nuevo y desconocido sin ninguno de los pilares familiares puede ser difícil para algunos.

Afortunadamente, la mayoría de los episodios de nostalgia en estudiantes de primer curso son muy leves, pero para algunos, puede ser bastante desagradable e incluso doloroso.

Desde residencia universitaria La Buhaira en Sevilla proponemos una serie de cosas que puedes hacer como padre o madre para ayudar a tu hijo/a en esta fase.

¿Cómo ayudar a un hijo/a a afrontar la nostalgia del primer año universitario?

Respeta su periodo de adaptación

Es posible que como padre o madre sientas la angustia que está experimentando tu hijo/a con solo escuchar su voz o ver su rostro a través de Skype o FaceTime. Es tentador hacerle una visita nada más empezar, pero para ayudarle a afrontar la nostalgia del primer año universitario, quizá esa no sea la mejor opción. Permitir que tu hijo/a se adapte a su nuevo entorno sin la interrupción de una visita puede ser lo más acertado para ayudarle a acomodarse

Anima al joven a disfrutar de cada oportunidad que se presente. Es difícil acostumbrarse a conocer gente nueva, especialmente si ha crecido en la misma ciudad y ha conocido a las mismas personas toda su vida, pero exponerse es la única forma de conectar con los demás.

Evita transmitirle tu tristeza

Evita decirle a tu estudiante nostálgico lo difícil que esta siendo para ti también su partida. No les hagas sentir que el hogar no es lo mismo sin él/ella, o que tu corazón se rompe cada vez que pasas por su habitación vacía. Para ayudarle a afrontar la nostalgia del primer año universitario, reconoce sus sentimientos y escúchale. Si percibe tu tristeza, la suya se podrá potenciar.

Proponle voluntariado

No hay mejor manera de ayudarle a afrontar la nostalgia del primer año universitario que proponerle ayudar a otra persona y ser voluntario/a. Anima al estudiante de primer curso animándole a hacer voluntariado. Ya sea que trabajando con animales, cuidando niños o visitando a personas mayores en viviendas asistidas para alegrar su día. Retribuir a la comunidad puede ayudarle mucho.

Recomiéndale hacer alguna actividad

Encontrar un lugar para sentirse como en casa no es una tarea fácil. Si tu estudiante tiene dificultades para integrarse, sugiérele unirse a una actividad. Si bien esto puede sonar obvio, muchos estudiantes de primer curso tienen miedo de acercarse a grupos establecidos. Ayuda a afrontar la nostalgia del primer año universitario estudiante con suavidad pero firmeza proponiéndole que comparta contigo las diferentes actividades que hay en el campus, y ayúdalo a elegir.

Envíale cosas divertidas

Asegúrate de enviarle cosas divertidas para ayudarle a afrontar la nostalgia del primer año universitario, como por ejemplo una bolsa grande de palomitas de maíz o galletas caseras. Anima a tu hijo/a a ofrecer golosinas a sus compañeros de habitación y otras personas de la residencia. Es poco probable que alguien rechace la oferta de una delicia casera, y es una buena manera de romper el hielo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.