5 tipos de siesta que harás en la universidad

Todos los estudiantes conocen la complicada relación entre universidad y sueño. Amas dormir, lo necesitas, lo anhelas y, sin embargo, te odias por no tener suficiente tiempo.

Nunca dormirás más en tu vida que siendo estudiante universitario; de repente será como volver a la infancia, ¡pero con todas las responsabilidades de ser adulto!

Desde residencia de estudiantes La Buhaira en Sevilla te aconsejamos que eches un vistazo a los tipos de siesta que harás en la universidad y te aconsejamos que nunca te duermas estudiando.

5 tipos de siesta que harás en la universidad

1) Siesta energética

Esta es la siesta con un propósito. Perfecta para exámenes intermedios. A menudo se puede ver a estudiantes durmiendo la siesta en la parte trasera de la sala de conferencias, en los asientos o en la biblioteca. Si tienes éxito en dominar este tipo de siesta, podrás triunfar. ¡Puede ser una habilidad vital durante esta etapa!

2) Siesta de procrastinación

Demasiados plazos para contar, mil millones de cosas en tu lista de tareas pendientes, el fregadero de la cocina lleno y tu habitación un caos total…. Pues bien, tómate una siesta, ¡te lo mereces!. La procrastinación te trajo aquí, así que debería sacarte, ¿verdad? Porque ya sabes… todo se ensamblará milagrosamente cuando te despiertes, al estilo Mary Poppins.

Tienes tanto que hacer que preferirías escapar a otro mundo, uno de ensueño. Donde los plazos son un espejismo, estás volando por el cielo y nada más importa. Con la ilusión de despertar con una renovada sensación que te permitirá ponerte a hacer todo lo que tienes pendiente…

Cuidado con estos tipos de siesta, pueden hacer que te despiertes aún más cansado que antes…

3) Sueño profundo

Agachas la cabeza con la ilusión de simplemente dormir un poco. Sin embargo, cuando te despiertas, son varias horas más tarde y, a veces, incluso el día siguiente; cabeza pesada, confundida en cuanto a en qué año te encuentras… ¡Un horror! Es extraño porque sentías que apenas dormías, pero el tiempo te dice lo contrario. Una estampida podría haber pasado por delante tuya y ni siquiera te hubieras enterado. Estos tipos de siesta es genial después de un largo día, especialmente si tuviste una mala noche la noche anterior, pero ¿vale la pena sentirse mal?

4) Sólo 5 minutos más, por favor

Lunes por la mañana… Preparaste todo. Incluso hiciste la mochila la noche anterior y planificaste tu atuendo. La alarma suena y piensas que es temprano, que tienes cinco minutos más… Lo siguiente que sabes es se te ha hecho tarde y llegas tarde, jurando de arriba abajo que solo parpadeaste. Ahora estás agotado/a, corriendo frenéticamente como un loco/a.

Consejo: ¡Nunca presiones el boto de «posponer» alarma!

5) En clase / ojos todavía abiertos

Estos tipos de siesta podrían ocurrir en cualquier lugar. ¡Estás tan privado de sueño que podrías dormirte en todas partes! Puede que estés en una conferencia en carne y hueso, pero no en espíritu. Estás a un millón de millas de distancia y de alguna manera te las has arreglado para dormirte con los ojos abiertos. Esta es una de las peores siestas porque es imposible de controlar. Tu mente trabaja al doble de velocidad pensando en todos los lugares posibles en los que podrías echarte una siesta. Al final, cualquier rincón serviría. No estás seguro/a de cómo llegaste a este punto, pero te dices a ti mismo que no volverá a suceder…

¿Alguna de estas siestas te suenan? Todo se reduce a la vieja paradoja del sueño.

Pronto tendrás una manera infalible de lidiar con cada situación y te convertirás en un sabio/a de la siesta. Cierra los ojos siempre que puedas. Es solo una cuestión de práctica; ¡consigue tanto como puedas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.